Cementerio Histórico San Miguel

Espacio histórico-artístico de la ciudad de Málaga



Sobre el Cementerio Histórico San Miguel

Capilla del Cementerio Histórico San MiguelEn 1787 el rey Carlos III promulga una Real Cédula por la cual se prohíbe, atendiendo a razones sanitarias, los enterramientos en iglesias y conventos, una práctica común hasta aquel entonces heredada de las catacumbas del periodo romano, que sin embargo, suponía graves riesgos para la salud de los ciudadanos. Una medida que pareció ser vaticinadora de lo que acontecería pocos años después en la ciudad de Málaga (España), cuando entre 1803 y 1804 sufrió su mayor y más devastadora epidemia, la de fiebre amarilla o también llamada “vómito negro”, que se cobró la vida de aproximadamente el 35% de la población (más de 18.000 almas) y que dejó patente la necesidad de un espacio definitivo donde poder realizar enterramientos alejados de la ciudad.

Al norte de la urbe y desde 1803, el ayuntamiento empezó la adquisición de terrenos cuya compra mayor se alcanzó en 1806, en una zona conocida inicialmente como Haza del Portugués y más tarde como Haza del Capitán o de Cabello, en honor a su propietario. Hubo de pasar aún varios años, concretamente hasta 1835, para resolver la compensación económica definitiva por dichas tierras, aunque los enterramientos se sucedieron de manera gradual desde principios del siglo XIX.

Cementerio Histórico San MiguelEn sus comienzos este espacio funerario, inaugurado oficialmente el 1 de julio de 1810 durante la dominación francesa (Febrero de 1810 - Agosto de 1812), carecía de cualquier tipo de vigilancia o protección, siendo en 1821 cuando la Junta de Sanidad, concede los permisos necesarios para que las cofradías construyan hileras de nichos en el perímetro exterior de la necrópolis, que actúen como muros delimitadores, logrando en 1829 cerrar por completo el patio primero.

En 1835 en el centro del mencionado patio, se instala un triunfo en honor a la Inmaculada, una columna rematada por una imagen mariana, procedente del convento franciscano de San Pedro Alcántara, obtenida durante su desamortización y retirada en 1916 para su preservación. A todo esto habría que sumar también la construcción de una capilla en honor a Santa Isabel de Hungría, que sería bendecida en 1837.

Es a mediados del siglo XIX, concretamente en la década de los 40, cuando el cementerio empieza a experimentar un crecimiento más evidente, lo que se traducirá en nuevas ampliaciones y reordenaciones que permitan aprovechar el espacio, dando lugar a la construcción de varios patios donde albergar la incesante demanda generada, como resultado de convertirse durante un tiempo, en el único cementerio de la ciudad, al que luego seguirían otros como el Cementerio Anglicano (1831), el de San Juan (El Palo) (1865) o el ya desaparecido San Rafael (1868).

Durante los siguientes años, la pujante burguesía malagueña, en un claro alarde por conservar su estatus y distinción más allá de la muerte, comienza la construcción de numerosos panteones y monumentos funerarios, en los que destacan los materiales nobles, las firmas de importantes arquitectos y el empleo de diversos estilos como el neoclásico, el neogótico o el renacentista, entre otros.

Cementerio Histórico San MiguelEl cementerio de San Miguel ha sido testigo de los avatares históricos de la ciudad, albergando en su interior un nutrido número de personajes ilustres de la cultura, la política y la sociedad malagueña. En 1987 se aconsejó su clausura acogiéndose al incumplimiento de la ley sanitaria, periodo a partir del cual se aprovechó para desmantelar varios patios y empujar al abandono al resto del camposanto. Afortunadamente y gracias a la intervención de algunos propietarios que poseían derechos de perpetuidad sobre nichos y panteones, así como de la Asociación de Amigos del Cementerio de San Miguel, este espacio no desapareció por completo, lo que hubiera supuesto una pérdida irreparable para el patrimonio histórico y artístico de la ciudad.

En la actualidad, se están llevando a cabo tareas de recuperación y restauración que permitan devolver parte del esplendor que, en su momento, llegó a tener la necrópolis. Es por lo tanto, una visita obligada para residentes y visitantes, que quieran descubrir más acerca de la ciudad de Málaga y de la historia de sus últimos 200 años

 



Nuestras Redes Sociales

Noticias, historia, curiosidades, eventos,... a través de nuestras Redes Sociales, te mantendremos informado de todo lo que acontezca en relación al Cementerio Histórico San Miguel, con la posibilidad de ir descubriendo poco a poco, uno de los espacios funerarios decimonónicos más completos que se conservan en España.




Localización

Cementerio Histórico San Miguel

Plaza del Patrocinio s/n. 29013, Málaga (España)



Horario de apertura al público

De 09:00 a 14:00 y de 16:00 a 18:00, los 365 días del año.


Líneas de autobuses cercanas al cementerio (www.emtmalaga.es):

Línea 1 (Parque del Sur - Alameda Principal - San Andrés)
C2 (Circular 2)